lunes, 6 de julio de 2009

'La plaça salvatge', Tomas Tranströmer

La plaça salvatge
Tomas Tranströmer
Traducción al catalán: Carolina Moreno Tena

Editorial: Perifèric Edicions
Colección: Poesía

1ª edición, junio de 2007
Género: Poesía
77 páginas
ISBN: 978-84-92435-02-9


El poemario se abre con unos versos desgarradores donde el yo poético se encuentra escuchando un concierto de órgano en una iglesia; cuando, de repente, una pausa lo aleja de ese lugar. Un largo flashback lo empuja a pensar en la esencia de la vida: las contradicciones, la luz y las sombras. A partir de ese momento, se establece un recorrido por una geografía llena de contraposiciones: lugares donde el lenguaje carece de palabras y las palabras no conforman lenguaje. Zonas donde los recuerdos están muy cerca, pero no se pueden aprehender y donde el yo poético se mueve en la oscuridad. Lugares también donde los muertos y los personajes soñados conviven con los seres vivos bajo el tañido de las campanas.

Esa es precisamente "la plaza salvaje", el sitio indeterminado de comunión entre diferentes esferas y donde se produce el tránsito de las personas con sus angustias, miedos y esperanzas. Todo aquello que no es moldeable, que está en estado puro, salvaje. La vida se ve envuelta por un ente que el ser no puede controlar del todo. Los poemas, en los que hay dosis de surrealismo, son como breves relatos fantásticos, que permiten al lector imaginar un mundo de ilusiones e imposibles.

La plaça salvatge es un poemario abrumador con unos versos que van situando, poco a poco, al lector, lo ubican, lo relajan y, cuando lo tienen atenazado, se desenmascaran y le golpean en lo más hondo. Así, los poemas dejan tremendas imágenes difíciles de borrar, como esas "noches de sol radiante", o "como cuando el turista es detenido / por recelosos hombres uniformados / abren la cámara, desenrollan la película / y dejan que el sol ciegue las imágenes: / así es como la claridad diurna oscurece los sueños".

La poesía de este autor sueco, Tomas Tranströmer, es de una calidad extrema. Por eso, no puedo evitar preguntarme cómo es posible que, con todo lo que se publica en España, solamente haya dos libros traducidos de este autor: La plaça salvatge en catalán y Para vivos y muertos (Hiperión), ya descatalogado. Qué lástima que Tranströmer sea uno de los poetas más importantes de Europa, que sea candidato al Nobel porque todo el continente se ha dado cuenta de su valía y que, sin embargo, en este país nos lo estemos perdiendo.

No hay comentarios: