martes, 30 de octubre de 2007

"El cantar de las amantes", Goya Gutiérrez

El cantar de las amantes
Goya Gutiérrez
Emboscall Editorial
1ª edición, 2006
Género: Poesía
62 páginas
ISBN: 978-84-96443-73-0

El cantar de las amantes es un poemario que, compuesto por varias partes, empieza con un múltiple homenaje a diversas mujeres: Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik, Frida Kahlo, Maria Mercè Marçal, Anna Ajmátova, Alfonsina Storni y Marina Tsvietáieva. Todas ellas son mujeres claves en su época; alguna de ellas se suicidó, otras fueron claros ejemplos de escribir sin libertad y otras sencillamente estaban por encima de las demás en sus respectivos campos. Goya Gutiérrez rinde merecidos homenajes a estas mujeres todoterreno con poemas de calidad.

Seguidamente, hay tres partes más, que, en mayor o menor medida, hablan de uno de los temas capitales dela poesía: el amor. Pero no un amor cualquiera, sino un amor femenino que es capaz de captar la dimensión espacio-temporal que lo envuelve.

La muerte es otro de los ejes importantes en el poemario, como lo es la vida. Ambas aparecen unidas por el amor. Este amor da la vida y dura hasta la muerte e incluso la teme, porque el mismo fin del amor puede ser el fin de la existencia. Todo ello bañado por lo absoluto, el mar, el agua... El mar que baña los sexos, el mar que baña el amor, la tristeza, el agua que es vida.

Un ejemplo de vida que hay en el poemario es la flora. Los versos están llenos del colorido de las flores, de la rigidez de los tallos, de los pétalos que acarician como dedos. Se erige la flor de un hibisco que, como dice su autora, debe vencer el paso del tiempo, como debemos vencerlo todos.

Unas ilustraciones acompañan los versos, dando un toque más personal a la poesía de Gpya Gutiérrez. Lo místico y lo absoluto queda recogido en los arcanos, el bosque de los sueños y la flor del hibisco.

Los versos de Goya Gutiérrez intentan acaparar todo lo que tenga que ver con las sensaciones más complejas: el amor, el olvido, el silencio, la muerte... El universo se pasea por estos versos y va sembrando mar, cielo, flores, rocas silenciosas, existencia. Porque en El cantar de las amantes hay fuego, tierra, mar y aire. Pero también amor, sobre todo amor.

No hay comentarios: